Cuicoterapia

Cuicoterapia

lunes, 22 de diciembre de 2014

Cuicoterapia, el libro: reacciones de cuicos

Desde que apareció mi libro, y en realidad mucho antes, desde que lo empecé a escribir (bueno, no fue tanto antes tampoco), mi círculo de familiares y amigos, la gran mayoría cuicos de diferentes tipos, me han hecho sus comentarios y reacciones.

Así por ejemplo (en el libro, cada tipo de cuico tiene su ilustración, aquí pongo algunas. Las ilustraciones son de Alvaro López, http://www.mutante.tv )

Un cuico agrónomo, ya mayor, me dijo que el título de ese tipo de cuico debería haber sido “cuico agricultor” porque “los que estudiaron agronomía no son necesariamente como nosotthros (los verdaderos cuicos agricultores)”. Otro cuico agrónomo, joven, me dice que ya no existen de esos cuicos agrónomos tan “apatronados”, que ya están en retirada, que ahora son mucho más “normales”. Pero yo lo veo y esa deferencia con los inquilinos sigue intacta.  

Los cacos, 100% hinchas, muy orgullosos y además muy chochos de contarle a sus otros amigos caco que conocen a la autora de Cuicoterapia. Ven que los contactos de los caco son más limitados, y dadas las circunstancias, pasé a ser un “contacto deseable”. De hecho a una amiga caco, una vecina (recuerden que son muy cercanos con sus vecinos) le dijo que no podía ser que ella fuera amiga mía, si no teníamos nada que ver. Caco clasista no más. Y lo digo aquí en público: caco vecina de mi gran amiga caco: sí, ¡¡¡somos muy amigas!!! #inyourface


Los CME (clase media emergente, para los que no han leído el libro) están siguiendo atentamente cada entrevista y reportaje relacionado con el libro, probablemente tratando de aprender y conocer más la realidad cuica para poder imitarla de mejor manera. Creo que vamos a empezar a ver CME hablando de anteojos en vez de lentes en un corto plazo. Y probablemente ahí va a ser cuando los cuicos empiecen a hablar de lentes ja ja ja.



Los cuicos seduc, con su estilo siempre tan amable y educado, me han felicitado con hartos signos de exclamación, usando términos como “seca!!!!!!!” “te pasaste!!!!!!”. Muy amorosas, debo decirlo. Otros seduc han sido un poco más reservados para sus comentarios, probablemente porque les “duele” un poco mi burla. Uno me dijo “estoy “pensando” comprar tu libro”. Probablemente hay un conflicto interno en él, entre poder reírse de su especie, o ver, con estupor, cómo se revelan las intimidades seduc. A los cuicos pernos les pasa parecido, se ríen mucho, pero mantienen algo de reserva también. Yo creo que tienen sentimientos encontrados: por un lado están felices que me vaya bien con mi libro, y lo encuentran divertido y todo, pero por otro lado también hay un cierto resquemor de leer cosas de su intimidad y “trancas”.  

Las cuicas clueless, adivinen: obvio que ni idea del blog, ni del libro, ni de nada. En un ataque de autobombo, y rompiendo mi ley de no-hablar-de-cosas-extracolegiales-en-los-whatsapp-de-los-cursos-de-los-niños”, mandé información para promover mi libro. Y, por supuesto, las clueless saltaron con un “¿qué? ¿Cómo? ¿Escribiste un libro? ¿Y de qué se trata?”. Por supuesto, las empoderadas ya estaban totalmente enteradas, vía redes sociales probablemente, o gente de su oficina. Las besis, en el fondo no se interesaron mucho. Tal vez si el libro hubiera tratado de anécdotas colegiales, les habría interesado más. Las naif un poco como las clueless, sin cachar mucho, pero muy tiernas, celebrando mi logro.



Las viejas cuicas en general han sido muy hinchas, para ellas es lo máximo esto de ver descrito todo lo que ellas siempre han sabido y aplicado. Al fin alguien que las entienda, no sólo por la descripción de ellas mismas (eso no les gustó tanto), sino por este mundo cuico que ellas tanto protegen y defienden. He recibido comentarios de la talla de “genia”. Jaajajaja.


El cuico consolidado, con un somero “buena”, y anormalmente preocupado de las ventas. Al punto de preguntarme diariamente “¿cómo van las ventas, has sabido algo?”. No saben que aunque venda toda la 1° edición y aunque salgan varias más, no me “forraría”, que es lo que ellos se deben imaginar. Más allá de eso, su interés es limitado.


El cuico progre. Uf.  La gran mayoría de los cuicos progre se han tomado este asunto “a bien”. Pero la verdad es que casi ninguno se reconoce como progre. Yo creo que les da como “pudor” reconocer que son tan onderos. Siempre es: “conozco a tantos así”. Pero nunca se asumen como tales. El caso más curioso es de una cuica progre, que definitivamente me quitó el saludo. No estoy exagerando. ¿La razón? Entre los nombres de niños progres, estaba el de su hija y el de hijos de otras amigas de ella (y ex mías, al parecer). La verdad es que ha sido el momento más incómodo ese de saludar a esta persona y que se quede tiesa como momia, sin mirarme, sin emitir sonido ni hacer movimiento. Nunca me había pasado, les juro. Pero bueno, así es la vida, ¡¡no se le puede caer bien a todo el mundo!!



En general, todo el cuiquerío ha tenido una buena reacción ante el blog y ante el libro. De hecho, muchos se declaran “fan” o “fans” jaja. Yo pienso que a todos nos gusta sentirnos parte de algo, sentirnos “normales”, al menos a nosotros los chilenos que somos por definición inseguros. Ya, obvio que muchos van a saltar diciendo que él/ella no, que le da lo mismo y que se siente súper seguro. OK, se los concedo, pero en el fondo del corazón igual es rico sentirse identificado con algo, como que da una sensación de pertenencia. Pensaba en Los 80, al final yo creo que una parte del éxito fue la producción, el cuidado de los detalles, de que todos dijimos “oh, yo tenía ese mismo cuadro/decoración, etc.”. No quiero ni tratar de ponerme a la altura de Los 80, pero al final es lo cotidiano lo que nos hace “click”.


Y como autobombo final, les cuento que en poco más de 1 semana en librerías, Cuicoterapia está en el lugar 8 y 7 del ránking de La Tercera y El Mercurio (respectivamente), de libros más vendidos de la semana. ¡¡Asique a comprarlo antes que se agote!!

15 comentarios:

  1. Hola Josefina.

    Te felicito por tu libro y quisiera hacerte una consulta.Hace poco venía en un bus de Viña el Mar a Santiago y se subieron 3 chicos y una chica mas un adulto. No deberían tener mas de 15 años. Se subieron peleando y diciendo garabatos, sin importarles para nada el resto de los pasajeros. La chica iba en evidente estado etilico y le decía al profesor que cuando llegara a la casa tenía 5 "carretes" pero que no iba a ninguno con nadie que no tuviera auto. El profesor, que resultó ser la persona que los acompañaba, me daba la sensación de no poder controlarlos y al cual los papas llamaban a cada momento. Uno de los chicos se puso a pelear con la mamá por telefono, y no tenìa idea en que estación bajarse. Eran chicos bastantes agresivos y se notaba que eran de familias con un alto ingreso familiar. ¿A que categoría de las que describes en tus post, pertenecerían?. Sinceramente, daban pena y miedo a la vez.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. De seguro son descendientes Yenny Soto, es muy común usar esas palabras en estas familias, se pasan de generación en generación, a veces son latinizadas y lo más cuatico, es que ni siquiera se preguntan el porque de eso.
    Creo que no figuran entre los cuicos (o no deberían), ya que las familias que llegaron a Chile, sin excepción no eran de "buen vivir" por decirlo así, ni de buena situación económica.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen libro felicitaciones, se lo regalé a mi vieja para la pascua y lo agarré para echarle una mirada, pero lo terminé de una. Eso sí, tiene dos errores ortográficos que se les pasó a los editores me imagino (lo siento soy periodista de formación). Eché de menos las costumbres gastronómicas del mundo cuico, creo que eso te da tema para otro libro... jaja. Saludos, Matías

    ResponderEliminar
  5. y lo que dicen que son de derecha porque creen que les da status (segun ellos)

    ResponderEliminar
  6. Al anónimo periodista que critica los dos errores ortográficos (no sé cuáles son porque no los señala y no he leído el libro) yo comootro anónimo le respondo que "los errores que se les pasó a los editores", en buena redacción es que "se les pasaron". Empate.

    ResponderEliminar
  7. Hola. Es interesante ver como tratas de categorizar a sectores enormes y muy diversos de la población en pequeñas clasificaciones. Es cómo le pasa a los gringos que cuando te piden llenar algo ponen cómo alternativas separadas "hispanic" y "caucasian".

    Creo que clasificar de esta forma es casi farandulesco y en sí es un acto de lo más siútico cómo diría tu clasificación. Además, pones las clasificaciones cómo si todos los que mejoran su situación económica quisieran ser cuicos. Creo que dichos personajes son una minoría. Cómo le dijo una vez un familiar a un amigo que le dijo ser de la UDI "ser momio es de roto"...

    Afortunadamente este pequeño mundo que veo que es el único que conoces y que se llama "Chile Siútico" esta cambiando por efecto de la inmigración y los muchos Cacos y Cuicos que han salido a estudiar al mundo. Te recomiendo no viajar sino vivir afuera ya que esto te abrirá la mente y podrás reírte de ti misma.

    No es mala onda lo que te digo, todo lo contrario, una persona con tu talento no debería malgastar su vida escribiendo y fomentando estas nimiedades. La vida es muy corta para eso.

    Un gran abrazo y te deseo que superes esta siútica etapa rápido.

    ResponderEliminar
  8. Encuentro genial tu página y creo que compraré tu libro para averiguar si es que estoy categorizado o no, jajaja. Y cualquiera que diga en primer lugar que es fans de algo sería muy CME, jajaja.

    ResponderEliminar
  9. Genial tu blog!! Lo sigo mucho y eso de categorizar a los cuicos es demasiado gracioso,para los tontos graves que se lo toman a pecho simplemente no lo lean. Sigue asi y espero con ansias otra publicacion, como sugerencia podrias escribir sobre los cuicos en vacaciones, en navidad, en año nuevo, etc... Saludos

    ResponderEliminar
  10. Muy útil el post !! me los apunto para seguirles la pista

    ResponderEliminar
  11. Mi mamá es la niña simbólo de la vieja cuica. Le encantó tu libro y no para de hablar de él, es muy divertido por que mientras habla se describe y no sé si da cuenta.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja jajaj soy yo con mi polola en la foto de los cacos!!! Te voy a cobrar derechos de autor!!!

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo el blog. Me he reído a carcajadas, porque los conoces muy bien, y los caracterizas a la perfección. Les cuento que aquí, en un blog emergente, traté de hacer una lista de las "cinco formas de reconocer a un cuico en Chile", aunque tú ya me hayas superado con creces.

    http://cuicochileno.blogspot.cl/

    ResponderEliminar
  14. Felicitaciones x el libro... Sólo eché de menos el tipo de cuica que vive en el supermercado

    ResponderEliminar
  15. No puedo creer tanta imbecilidad, me dio vergüenza ajena.
    Por Eso este país es así, una pena.

    ResponderEliminar